Villa Devoto: Vecinos alertan por la posible demolición de la casa donde vivió Francisco Beiró

Una casona en la que vivió un histórico dirigente radical en el barrio porteño de Villa Devoto, que data de inicios del siglo 20, está a punto de perder la protección patrimonial. Sería demolida para construir una moderna edificación. Los vecinos están preocupados. Piden que se expropie el inmueble a sus dueños, una empresa inmobiliaria. Quieren que allí se haga un museo.

La propiedad, situada en José Cantilo 4500, perteneció al político radical Francisco Beiró, quien acompañó a Hipólito Yrigoyen en la fórmula presidencial en las elecciones de 1928 -no llegó a asumir porque murió poco antes-. A Beiró se le atribuye la popularización de las boinas blancas como símbolo del partido cuando convocó a concurrir a un acto con ese distintivo para ser fácilmente reconocidos.Beiró habitó la vivienda hasta su fallecimiento. Posteriormente, vivieron sus familiares hasta 2009, cuando sus dos nietas vendieron la casona a una firma de bienes raíces muy conocida en la zona. El proyecto era demoler la casona y levantar una nueva construcción.

Esa idea de la empresa quedó en suspenso. Hoy la casa está en ruinas por la falta de mantenimiento. Cuando llueve las hojas de los árboles que rodean la edificación obstruyen los desagües de las canaletas del techo. Eso genera una importante acumulación de agua que presiona sobre el resto de la estructura.

El deterioro puede verse tanto en el interior como en el exterior de la casa. Las rejas de ingreso que exhiben las letras iniciales FB tienen muestras de óxido; los vidrios de la puerta están destrozados; las paredes y techos de adentro al borde del colapso; la carpintería, los mármoles y granitos de los revestimientos originales se perdieron y los vitraux lucen incompletos.

Frente a este triste panorama, vecinos de Villa Devoto impulsaron un proyecto años atrás para que el predio sea expropiado a sus actuales propietarios. La idea es convertir a la vieja casona en un museo y un espacio cultural y social abierto al barrio.

La intención era evitar la pérdida de una joya arquitectónica que construyó el propio Beiró a inicios del siglo 20 y que, por entonces, ocupaba un cuarto de manzana con un sector de caballerizas y otro para la cría de gallinas.

La iniciativa está estancada en la Legislatura. Debe tener el acompañamiento de más de 40 de los 60 diputados que conforman el recinto. Es por eso que el grupo vecinal está preocupado ante la posibilidad que caiga la vigencia de una ley que contempla la protección patrimonial que el inmueble tiene por su valor histórico, que impide la demolición de la estructura.

La petición para salvar a la antigua vivienda también llegó a las redes sociales, Las cuentas “buenosairesperdida” y “casa.beiro” denunciaron el abandono y plantearon la posibilidad que sea un acto adredre “para que se deteriore y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires autorice su demolición”.

“Hay un abandono total y es un lugar emblemático”, dijeron a Télam desde la cuenta “buenosairesperdida”, que publicó una serie de imágenes que retratan el estado derruido del inmueble. Desde casa.beiró, su usuario calificó la situación actual de “mala porque se está perdiendo el patrimonio”, por lo que abogó para que “haya una voluntad política para recuperarla”.

Beiró nació en Rosario del Tala, Entre Ríos, en 1876, ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde se doctoró en 1901. Fue intendente interino de la Capital, ministro del Interior y tuvo un rol clave para el progreso de Villa Devoto ya que impulsó el empedrado de calles y la colocación del alumbrado público.