Sindicalista pide a sus trabajadores: “Por un alimento, no salgan a hacer lo que no hay que hacer”

Fedor Roig, secretario general de la Unión de Personal de Prestadores de Servicios al Automotor de la provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires, lamentó la situación de pandemia pero realizó un reflexivo llamado a los trabajadores de su actividad. Les rogó que por un alimento “no salgan a hacer lo que no hay que hacer”.

La crisis afecta duramente a los sectores más vulnerables y vulnerados de la sociedad mundial y en la Argentina, con casi un 40 por ciento de pobreza y creciendo, la situación de los trabajadores informales se agrava aun un mas. Los trabajadores de lavaderos de autos, en líneas generales, llevan adelante su tarea de manera informal y en su mayoría cobran por día. En ese contexto, lo áspero de la realidad pega en lo más sensible. “Esta postura de cuidar la salud de la población ha hecho que esta actividad se sienta afectada como tantas otras”, admitió el dirigente, según publica Sonido Gremial.

“Lamento decir que estamos hambre” y contó que la“gran mayoría” de los trabajadores del rubro se encuentran bajo un sistema laboral que no los contempla; informales. “Claro, una situación como esta nos priva de tener pequeños y magros ingresos que se pagan diariamente en los establecimientos donde trabajan de manera irregular”, agregó.

El máximo dirigente de UPPSABA narró la disyuntiva de la actividad y agregó que alrededor del 80 por ciento se encuentra en negro. “Los trabajadores están en estado de marginalidad”, admitió.

Aun así, Roig reflexionó: “Esto va a pasar, tenemos que acompañar las decisiones del Gobierno, mantenernos en casa y buscar el remedio del sustento de la mejor manera posible y la más honesta; no nos dejemos tentar y no sea que por un alimento hagamos lo que no tenemos que hacer”, imploró.