Rottemberg propuso un plan para reabrir salas teatrales

Uno de los rubros más afectados por la suspensión de actividades por la pandemia es el teatro. Frente a esto, el productor Carlos Rottemberg adelantó que en 2020 no habría apertura de salas.

El empresario teatral envió un plan para organizar una reapertura de telones a Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño; Enrique Avogadro, ministro de la Cultura de la Ciudad; Guillermo Montenegro, intendente de General Rodríguez, y a su secretario de Cultura, Carlos Balmaceda.

“Los proyectos están detenidos. La gran masa de artistas no tienen ingresos porque no hay empleadores. Los vestuaristas, maquilladores, iluminadores y escenógrafos la están pasando mal”, afirmó en TN.

DETALLES DE LA PROPUESTA

Abrir espacios “de abajo hacia arriba” en cantidad de personas y/o capacidad nominal, creciendo por períodos quincenales a partir de agosto/septiembre, siempre bajo protocolo sanitario.

-Reconocer, al margen de la autorización para retomar la actividad, que el mismo público tomará su propia dinámica en retornar paulatinamente a las salas. Eso será producto de una lógica primera inercia post cuarentena, más una economía hogareña más dañada que antes del inicio de la pandemia.

-La apertura en la última parte del año, aunque deficitaria desde lo económico, ayuda a prepararnos para encarar la temporada 2021 con alguna mejor posibilidad. Serviría a los efectos de “adelantar el miedo” en el público, además de retomar los contratos de trabajo hoy inexistentes.

-En caso de trasladar la apertura de los espectáculos recién al verano, se llevaría puesta gran parte de la temporada 2021. Se anularía además el movimiento del espectáculo fuerte en los centros veraniegos, especialmente de Mar del Plata y Carlos Paz.

-Los espectáculos necesitan, a diferencia de un local comercial que puede abrir sus puertas de un día para otro, unos dos meses de preparación previa para ensayos y lanzamiento.

-Nuestra actividad se asemeja a los vuelos de cabotaje, autorizados desde ahora a la venta de pasajes para el 1 de septiembre.

-Siempre bajo un protocolo específico, tener certezas durante junio tranquilizaría a la comunidad artística, hoy sin perspectivas y mayoritariamente.