¿Qué es el sistema de dirección de un auto y qué función cumple?

Si pensamos en el automóvil como una máquina perfecta en la que cada una de sus partes trabaja como un engranaje, entendemos por qué es tan importante que cada una de ellas funcione.

En este sentido cuando se avería algunas piezas para el auto se produce el efecto dominó que impacta negativamente en el funcionamiento integral de la máquina. Lo positivo es que esto puede prevenirse si estamos alertas a ruidos extraños o fallas del funcionamiento cotidiano.

En esta nota, particularmente prestaremos especial atención a uno de los conjuntos de piezas más importantes del vehículo: el sistema de dirección. Saber qué elementos lo componen, como funciona y cuáles son las posibles fallas que podemos encontrar, nos ayudará a reducir las posibilidades de tener que invertir en repuestos de dirección frecuentemente.

¿QUÉ ES EL SISTEMA DE DIRECCIÓN?

Como hemos mencionado, el sistema de dirección contempla una serie de piezas que se encargan de orientar las ruedas delanteras para que el conductor pueda maniobrar el vehículo sin esfuerzo.

El circuito que utiliza el sistema para funcionar es el siguiente:

· El conductor del vehículo a través del volante emite una orden indicando hacia donde desea orientarlo. Automáticamente se acciona la barra de dirección que une el volante con la caja de dirección. Cuando la caja recibe el movimiento, lo transmite a las ruedas por engranajes.

· Por último, las terminales de dirección se encargan de transmitir el movimiento desde la caja hasta las ruedas directrices. A su vez, también se ocupan de absorber irregularidades del terreno por el que circula el coche.

¿PARA QUÉ SIRVE EL SISTEMA DE DIRECCIÓN DE UN VEHÍCULO?

El sistema de dirección de un vehículo es el que recibe la orden del conductor y la ejecuta mientras el auto está en marcha. Por lo tanto como primer beneficio podemos mencionar que se encarga de brindar la trayectoria del vehículo en la conducción.

Si el sistema es construido con piezas de calidad, es cuidado y mantenido, funcionará de forma óptima, le brindará más durabilidad al vehículo y por lo tanto más seguridad a los pasajeros.

Si se trata de movimientos suaves y comodidad en el andar, el sistema de dirección es el responsable. Se encarga de dar una conducción placentera siempre y cuando esté engrasado y ensamblado de forma correcta., por lo que su correcto mantenimiento es indispensable.

Como ya hemos mencionado, para que todo esto se cumpla todos los otros sistemas o partes que conforman al automóvil deben funcionar a la perfección.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE FALLO QUE DEBERÍAN ALERTARNOS?

Si el sistema de dirección comienza a fallar, tanto la seguridad de los tripulantes como la estabilidad del vehículo puede estar en grave peligro. Por este motivo es fundamental que ni bien detectemos algunas de las siguientes fallas podamos acudir a un especialista para que pueda inspeccionarlo y darnos la solución adecuada.

Algunos de los síntomas que deberían preocuparnos son:

· Si las ruedas directrices no responden con precisión a una maniobra nuestra, independientemente del estado del terreno.

· Cuando el manejo del sistema deja de ser cómodo y liviano para convertirse en algo más brusco o forzado, y uno nota la diferencia de inmediato.

· Si las ruedas no completan el movimiento al girar el volante o responden pero de forma exagerada, impidiendo mantener el control del vehículo.

· Si escuchamos ruidos extraños cuando hacemos uso del sistema.

Al notar cualquiera de estas fallas, debemos acudir a un taller mecánico habilitado que pueda hacer un diagnóstico del sistema y reparar aquello que se haya dañado.

Adicionalmente, será muy importante que realicemos los controles de forma periódica y preventiva (sin tener que llegar a tener algún tipo de inconveniente) y verificar que el desgaste de los componentes del sistema sea parejo (por ejemplo los neumáticos deben estar desgastados por igual, de lo contrario el vehículo podría estar sufriendo problemas de alineación).

Nos parece fundamental finalizar enfatizando en la siguiente idea: el auto funciona gracias a la unión de cada una de sus partes, por lo que componentes y conectores son igual de trascendentes.