No se pueden seguir poniendo excusas para avanzar en la agenda de género

Por Sofía Quilici, periodista especializada en el ámbito productivo y género, y Camila Manfredi, secretaria de la mujer de Juventud PRO Ciudad de Buenos Aires.

Es el siglo XXI, hace 164 años que se conmemora el Día Internacional de la Mujer, hace un siglo que las mujeres buscamos poner en agenda la importancia de un mundo equitativo e igualitario. Aún, transitando el 2021, carecemos de derechos, de oportunidades y de una visión positiva a futuro de lo que va a suceder con las próximas generaciones.

¿Dónde y cómo van a trabajar las futuras generaciones de mujeres? La brecha todavía está presente, todavía hay dificultad para alcanzar la igualdad plena. Mientras que en Argentina el 80% de los varones participan del mercado laboral, sólo el 59% de las mujeres tienen la misma oportunidad y, si bien, los números pueden crecer año a año, la diferencia no es significativa. Estamos muy lejos.

SIN EDUCACIÓN NO HAY PROGRESO PARA LAS MUJERES

No hay duda que el primer paso para empoderar a niñas y adolescentes y erradicar la pobreza, es la educación. El aula brinda herramientas, transforma, impacta y te brinda la posibilidad de pensar más allá de las barreras. En el caso de las mujeres, nos permite salir del círculo de exclusión, de violencia y adoptar decisiones propias que nos den la oportunidad de asumir responsabilidades y pensar en una educación superior.

Sin embargo, Argentina estuvo casi un año entero sin clases presenciales. Y, si tenemos en cuenta, que las mujeres, niños, niñas y adolescentes son los segmentos sociales más vulnerados -según la ONU-, la posibilidad de educación de este segmento disminuyó aún más.

Hoy, en Argentina, tenemos futuras generaciones de mujeres que perdieron un año de escolaridad, y muchas de ellas, directamente abandonaron. Si, decimos muchas porque no conocemos un número concreto, no hay estudios al respecto, ni tampoco un plan para que puedan retomar la escolaridad. Nos preguntamos ¿Qué está haciendo el Ministerio de las Mujeres?.

NECESITAMOS UN PLAN A NIVEL NACIONAL CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

Para avanzar, las mujeres necesitamos políticas públicas con perspectiva de género. Estamos convencidas del papel activo que debe tener el estado para frenar las desigualdades y promover el empoderamiento de las mujeres y, sobre todo, de las jóvenes. Hoy, las políticas públicas son la herramienta fundamental para impulsar transformaciones y, sin embargo, a más de un año de la creación del Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad, aún no se presentó un plan nacional para erradicar la violencia, aún habiendo existido uno con objetivos a cumplir y reveer. Mientras haya mujeres cuyos derechos son vulnerados, los femicidios ocurren cada 23 horas y no tengamos recursos para salir de las situaciones de violencia, no hay posibilidades de que se pueda llevar adelante el desarrollo de las mujeres en ninguno de los ámbitos.

LA POLÍTICA LOCAL PARA DAR RESPUESTA

“Las mujeres son el motor de nuestra economía”, dijo el Jefe de Gobierno, Horacio Rodriguez Larreta en la apertura de sesiones de la Legislatura porteña. Durante el discurso se presentó un plan que se llevará adelante a nivel local con cinco ejes transversales para lograr la igualdad de género.

Por un lado, el fortalecimiento de la línea 144 y los Centros Integrales de la Mujer, además de las campañas en la vía pública para prevenir y erradicar el acoso en el transporte y espacio público. Además, se creará el Centro de Desarrollo Económico de la Mujer.

Por otro lado, se sumará un sistema de indicadores del cuidado que genere datos sobre la distribución desigual de las tareas del hogar; y se organizará la Expo Empleo Mujer, se avanzará en la generación de programas que capaciten, asesoren y posiciones a las mujeres en su rol profesional. Y, por último, se seguirán generando acuerdos públicos-privados para la igualdad de género en el mercado laboral.

EN LA CIUDAD NOS ESTAMOS EMPODERANDO

Estamos unidas. Estamos en red. Salimos a la calle a alzar nuestra voz porque no podemos seguir escuchando en los medios de comunicación que, cada 23 horas, matan a una de nosotras. Estamos juntas porque sabemos que nuestro empoderamiento nos permite tomar el control de nuestras vidas en todos los ámbitos, e inspirar a las más chicas. Es clave generar espacios de participación, de escucha, y de intercambio, también de construcción y de desarrollo.

No hay ninguna bandera más liberal que la libertad de la mujer y el derecho a vivir una vida plena.

Es el momento de la liberación femenina, es el momento de unir fuerzas entre los géneros para avanzar hacia una sociedad de iguales. Todos y todas somos víctimas de una sociedad que subestima a la mujer y presiona al hombre. Tenemos que ser esa generación que le gane a las injusticias que la inequidad entre géneros causa. Tenemos que ser la generación que deje obsoletas secretarías, direcciones y ministerios de la mujer.

La inequidad entre los géneros no genera consumo; la economía no crece y el país no avanza. La brecha de género no da trabajo, no construye puentes ni sienta bases para el futuro. La igualdad fomenta la competitividad, el desarrollo y la profesionalización.

Por eso, desde el ámbito de la juventud abrimos las puertas de la Secretaría de la Mujer para seguir construyendo juntas esta red, sin importar brechas e ideologías, con la única meta que nos importa: una argentina de igualdad y equidad.