“Macri tiene que salir del modo presidente”

El ex candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, sostuvo que preguntarse quién va a liderar la coalición opositora “es un debate totalmente estéril” porque “hay un liderazgo bastante claro que surgió del proceso electoral con el 41% que lo expresa el ex Presidente Mauricio Macri”, pero resaltó que “ya no hay una conducción vertical” y que “tiene que haber una mesa de diálogo en un plano de igualdad, de debate, de discusión de ideas”.

Macri tiene que salir del modo presidente y entrar en un escenario de diálogo y de un espacio común, donde los gobernadores radicales son importantes, donde dirigentes de su partido que están en el espacio parlamentario son importantes, donde hay una parte del peronismo que nos acompañó que represento, con otros partidos como UNIR, que es importante que sean escuchados”, analizó en diálogo con La Once Diez / Radio de la Ciudad.

En esta línea, Pichetto enfatizó que “quien va a ser el líder electoral habrá que dirimirlo en un proceso democrático“, pero resaltó que “discutir eso ahora es debilitar a Juntos por el Cambio”, ya que “el primer desafío es mantener la coalición, tratar de mantenerla lo más unidad posible, hacer un esfuerzo de diálogo y de construcción de consensos, y ese esfuerzo después hay que trasladarlo al Congreso para votar juntos”.

Pichetto opinó que en el gobierno de Alberto Fernández  “hay esquemas de clase”, ya que “hay una política dirigida a pegarle con todo a los sectores medios por el lado de Bienes Personales, por el lado del aumento de retenciones, y aumentar a determinados sectores más pobres, que requieren de una atención del Estado, pero me parece que tiene que haber una política más equilibrada en términos de atender también que la presión fiscal sobre la clase media es muy alta“.

Asimismo, el ex Senador Nacional marcó diferencias con la tarjeta alimentaria impulsada por el Ministerio de Desarrollo Social en el marco del Consejo contra el Hambre, al sostener que “me hace acordar a las cajas PAN”. “Yo no hubiera apostado a la creación de vales, hubiera fortalecido la AUH. Los niños de entre uno y cinco años son aquellos que requieren una mayor atención por parte del Estado, y lo hubiera hecho de forma bancarizada”, expresó.

En relación a la intención del gobierno nacional de establecer acuerdos de política económica con sectores del sindicalismo y el empresariado, señaló que “la cosmovisión corporativa está y la ha tenido siempre el peronismo desde el gobierno”. Y planteó: “Yo lo ampliaría a acuerdos de carácter político institucional. La Argentina necesita de cinco o seis políticas de Estado y me parece que es el Congreso el espacio común. Después, si tiene el apoyo de los sectores sindicales y empresariales, no me parece mal, le daría más fortaleza”.

También se pronunció sobre el proyecto presentado por el gobernador bonaerense Axel Kicillof en torno a temas impositivos: “El debate de la ley impositiva con un 75% de aumento del inmobiliario rural es un golpe muy duro, más cuando en 2018 ha habido un revalúo por parte del gobierno de María Eugenia Vidal. Esto también le pega a los municipios, que corren riesgo de no cobrar el ABL. Espero que esto tenga algunos límites. Me parece que el debate en la provincia de Buenos Aires está por empezar todavía”.