La “contracumbre”, otra vergüenza argentina

Por CARLOS RUCKAUF / Dirigente político

El Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner tiene una absoluta coincidencia en materia de política exterior. Uno y otra prefieren la cercanía con las autocracias y se pelean con las democracias.

“El Frente de Todos ya no tiene fuerza”

El último capítulo de esta trágica opción está a punto de escribirse. El Presidente y su ministro de Relaciones Exteriores pergeñan una confrontación contra la Cumbre de las Américas. Lo hacen para ”exigir” que participen de ese foro Cuba (la dictadura más antigua del Continente), Nicaragua y Venezuela, todos gobiernos violadores de los derechos humanos, satélites de China y Rusia, respectivamente.

“Mi corazón está en la Ciudad”

En la antesala de esa misma Cumbre de las Américas ,el inquilino de la Casa Rosada adelantó críticas a la actitud de la OTAN en defensa de Ucrania, con el hipócrita argumento de que ”hay que mandar comida y no armas”.

La pareja gobernante quiere emular la provocación de Néstor Kirchner a George Bush en la cita continental realizada en Mar del Plata en 2005.

Tratan de repetir la tragedia con pasos de comedia.