“Hay dirigentes de CAME que nunca estuvieron al frente de una PyME”

ENTREVISTA (Por Daniel Rodeghiero) “Desde CAME Unida queremos recobrar la legitimidad de las PyMEs”, dijo Mauro González, referente de dicha línea gremial empresaria.

¿Cómo está la situación de las PyMEs actualmente?

Ya veníamos en los últimos años con una caída grande de la actividad económica. Producto del estancamiento, habían cerrado más de 20 mil empresas. Hoy, en este proceso de cuarentena, somos el sector más perjudicado. Nos preocupa la preservación de la vida humana, pero también la realidad económica. Celebramos la implementación del IFE, la ATP y los créditos pero, sin embargo, seguimos en un muy mal escenario.

Las PyMEs generan por lejos la mayor cantidad de empleo en la Argentina. A la vez, siempre están en debilidad para afrontar el presente que les toca.

Sí, es una realidad. Y es por varios motivos. Por un lado, nuestro país tiene ciclos económicos muy perversos, de bonanzas y crisis. Eso dificulta proyectar. Por el otro, históricamente fuimos corridos de acceso al crédito para poder crecer. Los programas de gobierno siempre se destinaron a las grandes empresas e industrias. Sumado la apertura de importaciones y subida de impuestos. Las PyMEs son como un arbusto recién plantado. Inicialmente, debés protegerlo para que crezca fuerte. Somos el motor de la economía, pero ya se ve que algunas no tienen espalda para aguantar dos meses sin actividad.

“LA CAME ES FUERTE PERO NO REPRESENTA A LAS PYMES”

¿Sentís que los distintos gobiernos apostaron al campo y a las industrias y no tanto a las PyMEs?

Sí, y eso es porque tenemos una representatividad PyME que está disgregada. La CAME es fuerte pero no representa a las PyMEs. En los últimos años de destrucción de empresas, la entidad estuvo callada y hasta fue cómplice. Por eso, con CAME Unida queremos recobrar la legitimidad de nuestras entidades empresarias PyMEs.

Desde CAME Unida remarcan siempre “los principios” que los diferencian de la actual gestión en CAME. ¿A qué se refieren?

Buscamos la defensa de la industria nacional, el fortalecimiento del mercado interno y el desarrollo de las economías regionales. Esto debe ser fundamental para cualquier conducción de CAME. Si estos tres principios no se defienden, ponemos en duda a quienes nos están representando. Y eso es lo que está sucediendo ahora. Hay dirigentes de CAME que no saben lo que le sucede a una PyME porque nunca estuvieron al frente de una. Necesitamos políticas gremiales empresarias con transparencia, federalismo, unidad y legitimidad.

Suena raro que haya dirigentes de CAME que nunca pasaron por una PyME.

Sin embargo, es así. Por eso, necesitamos recuperar la entidad.