Encasillar también es discriminar

Por CLAUDIO FERREÑO / Presidente del bloque del Frente de Todos en la Legislatura porteña

Cuando los prejuicios nublan la razón obstruyen conclusiones acertadas.

He leído con profunda tristeza una nota donde alguien que se inicia en la vida política y que manifiesta su apremio por comenzar a transitarla vierte opiniones parciales, mal intencionadas y hasta discriminatorias contra una compañera que desde muy joven (aún sigue siéndolo) abrazó su vocación política, su interés por los demás, su militancia por aquellos que menos tienen y su pasión por hacer bien las cosas.

Una líder juvenil a las que sus pares apoyaron con el voto multitudinariamente, que no es ” esposa de” ni que fue seleccionada a dedo.

Que luego de dos años ha desarrollado con suficiencia una destacada actividad.

Que puso el empuje y el aire renovado en la continuidad y defensa de sus ideas, las cuales desde la minoría hasta parecen utopías, pero por las que muchos seguimos luchando.

El ERAS extiende la Tarifa Social del agua hasta el 30 de junio

Criticar a quienes son nuestros pares, menoscabarlos, encasillarlos, decirles que es para lo único que sirven o que no podrían hacer otra cosa; demuestra, en forma subyacente, una limitada percepción del prójimo al que ni siquiera aún se ha tratado, se conoce o se ha investigado sobre su actividad.

Sobre todo, como se reconoce, sin tener la menor idea de lo que la actividad política exige y compromete.

Sería lógico decir que quien viene de la actividad privada va a fracasar en la política?

Por eso, encasillar y denostar a la función, sin tener conciencia o idea cierta, ni conocimiento, también es discriminar.

“Vidal era la jefa de la banda”

Y quédese tranquilo diputado García Moritán, por supuesto que aún en la actividad privada yo contrataría a Ofelia Fernández.

Espero tenga la valentía de disculparse apenas pueda conocerla.

Hasta entonces sea bienvenido a su nueva función.