El Puente Alsina ahora se llama Ezequiel Demonty

Tres pibes cruzaban por el Puente Alsina. Era de madrugada y no había flores ni gente, como hay ahora. Hace veinte años Julio, Claudio y Ezequiel volvían a sus casas cuando uniformados de la Policía Federal los frenaron.

“Ezequiel Demonty. Detenido, torturado y desaparecido por la Policía Federal de la comisaría Nº 34 el 14 de septiembre de 2002. Encontrado sin vida en el Riachuelo el 21 de septiembre de 2002”, decía el cartel del barquito de madera cubierto de flores. Cerca de ciento cincuenta personas se reunieron en la orilla del Riachuelo, a un costado del puente renombrado Ezequiel Demonty, para conmemorar los veinte años de su brutal asesinato.

Ciudad: Ahora los colectivos tendrán un código QR para hacer denuncias en el momento

Del acto de renombramiento participó la diputada nacional del Frente de Todos Paula Penacca, quien consideró que “esta acción de reconocimiento y reparación es sumamente importante. Va a dejar de existir la violencia institucional cuando la lucha que estas grandes mujeres y sus familias llevan adelante, esté incorporada por el conjunto de la sociedad”.

“Nunca más pueden suceder estos hechos. La policía está para cuidarnos. Ningún pibe ni piba, sea cual fuere su clase social, merece este tipo de trato. Todos y todas tenemos los mismos derechos”, concluyó la Legisladora.

Con sus buzos amarillo flúo, los trabajadores de vialidad cortaron el puente para dejar pasar a la familia, amigos y compañeros que se reunían para descubrir la placa de señalización del “Puente Ezequiel Demonty”. “Esto es parte de la agenda que venimos reclamando los familiares de víctimas de violencia institucional. Todos los familiares necesitamos que nuestros hijos permanezcan en la memoria por un Nunca Más”, dijo Dolly, la mamá, agarrada de su cartera mirando, con sus singulares ojos tristes, a la comunidad que la escuchaba atenta. “Tenemos puente la puta que los parió”, cantaron todos entre lágrimas, abrazos y dedos en V.

Ciudad: Dan asistencia gratuita a personas con consumos problemáticos

“Que fuerte, que fuerte ver ese cartel ahí. Aparte el cartel es oficial, ninguna gilada”, se escuchó entre medio de la multitud que subía nuevamente a la vereda para dirigirse hacia la orilla del Riachuelo.

A Ezequiel y a sus dos amigos los obligaron a saltar por el puente una madrugada de septiembre. Julio y Claudio llegaron nadando a la costa, mientras que Ezequiel permaneció desaparecido una semana. Los policías que detuvieron, torturaron y desaparecieron a Ezequiel, lo empujaron a su muerte.