“El príncipe azul está desteñido y devaluado”

ENTREVISTA (Por Daniel Rodeghiero) La multitalentosa Valeria Schapira habló con SECCIÓN CIUDAD RADIO sobre el rol actual de las mujeres y los hombres.

SECCIÓN CIUDAD RADIO

Miércoles a las 12 por Radio Zónica

Actualmente vemos  que el concepto de “joven” avanza cada vez más. Antes una persona de 60 años era considerada vieja, hoy está llena de juventud. ¿Lo ves así?

Sí, claro. Según la OMS, el edadismo, la discriminación por edad, es la principal causa de discriminación en el mundo. Y si sumamos que sos mujer, la discriminación es doble. Si tenés 50, 60, 70 o más y te sentís plena y bonita para seducir y enamorarte vas a ver una sociedad que endiosa a pibas de 20 con cuerpos perfectos. Pensá que recién ahora la publicidad engloba a mujeres más grandes.

¿Cómo ves a los hombres?

Desconcertados, como siempre. En mi vida me importaron muy poco los mandatos. Si me gustaba un hombre, lo invitaba a salir. Y recibía mucho temor de ellos porque no estaban acostumbrados a que una mujer los avazara. Eso yo lo hacía 30 años atrás, hoy ya es común. Estamos en un plano de igualdad. La mujer ya no está en la casa esperando que la venga a rescatar su príncipe azul. Encima ese príncipe está más desteñido y devaluado que una. Recuerdo a mi ex marido diciéndome “te lavé los platos”, a mí no me lavaba nada. Hoy un hombre te dice eso y lo sacás corriendo. Ojo, tampoco es que si voy a cenar con un hombre y él paga la cuenta es un machirulo. La igualdad no pasa por ahí. Puede pagar él, vos o ir a medias.

Se ve hoy en las redes, especialmente Tik Tok, videos de mujeres seduciendo a hombres, encarándolos, etc. Situaciones que eran típicas del varón y ahora las tiene a las mujeres de protagonistas.

Yo me casé jovencita porque me sentía vieja y me divorcié porque me sentía muy joven. Me trataban de rara porque tenía 30 y estaba sin novio. Me tildaban de “torta”. ¿Y si lo era, cuál es el problema?. Lo mismo si una mujer no tiene ganas de ser madre, no es incompleta. Es su deseo.

¿Cuál es el límite entre machista y caballero? Yo no me reconozco machista pero siempre dejo pasar primero a la mujer al entrar al subte o atravesar una puerta, por ejemplo. 

Está perfecto, no hay que ser guarango. No degradás a la mujer por dejarla pasar primero, es una cortesía. Si una mujer piensa lo contrario es una boludez. Soy feminista desde siempre. Nunca me molestó la amabilidad que recibí de los hombres.

Virus se despide en el Luna Park

Hace algunos años, eras la cara de una aplicación de encuentros. Hoy es normal pero en aquel momento era raro que una mujer invite a usar esta nueva tecnología para citas. 

Se trataba de la app Match. Para 2007, yo escribí “Enredados, sexo, amor y humor en la web”, el libro sobre cómo levantar por internet. Lo hice porque ya en esa época usaba las app de citas. Me invitaban a los programas de TV para hablar del libro y se reían, me trataban de “looser” (perdedora), me hacían mierda. Y es porque la gente tiene temor a lo nuevo, al rechazo.

En el mundo de los medios, ¿cómo está la oportunidad laboral para la mujer con respecto al hombre?

Hace 33 años que trabajo y nunca sentí que me faltaban oportunidades por ser mujer. En los medios, muchas veces la labor fue mejor con el hombre que con la mujer. Con el tiempo aprendía pelear el dinero, algo que era raro antes que una mujer peleara por su cachet. Pero bueno, no tengo ni marido millonario ni nada entonces los recursos los tengo que defender yo.

Buenos Aires será sede del World Pádel Tour