Cuando siembran odio cosechamos violencia

Por BALTASAR GARZÓN / Juez español

Lo que ha acontecido hace apenas unas horas con Cristina Kirchner es horrible, pero lamentablemente debo decir que era totalmente previsible. Esto está estudiado y hablamos de ello en nuestro Curso de Verano del pasado julio, sobre “Derechos Humanos y discursos de odio en las redes sociales” que organizamos con la Universidad de Jaén en Torres.

Hace unos días escribí un artículo que titulé “’Lawfare’ contra Cristina o el Sanedrín argentino”, en el que señalaba que tenemos que reconocer que el fascismo ha regresado. Esto es muy peligroso, porque el fascismo asimila los términos adversario político y enemigo, planteando la eliminación del contrario como medio para conseguir sus fines. Decía también que en ocasiones acuden a la eliminación física y en otras a la mediática, mediante el desprestigio constante o al encarcelamiento en base a acusaciones falsas (lawfare). Pero la idea es siempre la misma, neutralizar al oponente a cualquier precio.

“Grabois tiene 5 mil contratados en la Ciudad”

Incitar al odio siempre es como sembrar una semilla, que tarde o temprano hará que alguien en algún momento y en algún lugar cometa un acto violento, delictivo, criminal. Cuando los fascistas siembran odio, lamentablemente todas y todos luego cosechamos violencia.

“El PRO está jugando a ver quién es más de derecha”

Pero somos más, somos la mayoría, somos los hombres y mujeres que queremos vivir en paz, en armonía entre nosotros y con nuestro medioambiente, con leyes justas, con instituciones que funcionan y están al servicio de los ciudadanos, donde nadie se quede atrás, donde seamos amables y solidarios entre nosotros y afrontemos juntos los desafíos enormes que nos depara este siglo XXI en Argentina, en Latinoamérica y en todo el planeta. Y porque somos más y porque tenemos la razón, amigas y amigos, antes o después la historia nos dará la razón, antes o después venceremos, aunque les pese, y venceremos no para el bien de nosotros, sino para el bien de todas y todos.