Cuáles son los free shop que no cobran el recargo del 30%

El Impuesto PAÍS, que recarga 30% el valor del dólar, solo se cobra en los gastos con tarjeta de crédito de los free shops de los aeropuertos extranjeros, del resto del mundo. En los free shops argentinos no lo cobran, e incluso algunos ofrecen la posibilidad de pagar en cuotas sin interés. ¿Cómo funciona? El total se factura en dólares y se paga según el tipo de cambio oficial del Banco Nación del día de cierre de la tarjeta de crédito, sin el adicional del 30%.

Pongamos como ejemplo una barra de chocolate suizo que sale 10 dólares. El miércoles 19 de febrero, el dólar oficial del tipo vendedor del Banco Nación es de 63,25 pesos. Si lo compramos en un free shop argentino con una tarjeta de crédito de una cuenta en pesos, y al cierre de la misma el tipo de cambio no se modificó, costará 630,25. Pero si compramos ese chocolate en un free shop extranjero al mismo precio en dólares y con la misma tarjeta, costará 820 pesos, casi 190 más, por el 30% de recargo, según Ámbito Financiero.

Hay que tener en cuenta que el tipo de cambio del Banco Nación se toma según la fecha de cierre de la tarjeta y no cuando se realiza la compra. También hay que contemplar que, si quien se adquiere el producto en la Argentina pero con una tarjeta de crédito asociada a una cuenta en dólares, sí se pagará el impuesto PAIS, que llegará en el resumen bancario en un ítem discriminado.

También hay que considerar las cuotas en dólares. Si al cierre de la tarjeta el dólar sube, la cuota aumentará. Por eso, seis cuotas de 30 dólares podrán implicar un desembolso de pesos que probablemente en la cuota uno sea muy distinto seis meses después.

Atendiendo todo esto, se puede deducir que existe la posibilidad de que los mejores precios se consigan antes de partir o al llegar a estas tierras, ya que en los aeropuertos del resto del mundo pueden maravillar por su grandeza y tecnología, pero los productos salen más caros. Por eso, contar con información permite tener una mejor experiencia de compra y conseguir que cada peso tenga mucho más valor, lo que se transforma en viaje más placentero.