Con el FMI cerrado, ¿ahora qué sigue?

Por FABIÁN MEDINA / Economista y tributarista

Finalmente, después de mucho tiempo de negociaciones e idas y vueltas el jueves a la noche se terminó cerrando el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, con los parámetros que veníamos anunciando hace ya tres meses. Este viernes, tanto el gobierno nacional como el propio FMI, hicieron pública la Carta de Intención o Memorándum de Acuerdo entre ambos. La cual dice:

-Se rearma el programa Stand By de los acuerdos 2018, por más que sean ilegales e irregulares, otorgándole el mismo FMI al país los fondos necesarios entre 2022 y 2023 para hacer frente a los pagos que se comprometieron en forma irregular en el año de origen más un adicional en exceso a la cuota para fortalecer las reservas del Banco Central. Eso quiere decir que si la cuota a pagar es de por ejemplo U$S 2.800 millones en marzo, el Fondo mandará U$S 3.000 millones. Esto no es gratis sino que el mismo organismo lo realiza por su corresponsabilidad en el otorgamiento de los acuerdos.

¿IVA 21% o IVA 18%? Y cómo

-Argentina ingresa al Plan de Facilidades Extendidas, en forma posterior a ser aprobada por la oposición en el Congreso nacional -tal como marcan la Constitución Nacional y la Ley de Sostenibilidad de la Deuda aprobada en diciembre 2019- mediante aprobación del Board del FMI en próxima reunión, con un plazo de diez años y dentro de ellos cinco de período de gracia para empezar a pagar en forma trimestral el capital del monto recién en 2026. En forma conjunta con todo esto lo que generamos es que el mismo FMI reintegra a las arcas del BCRA el total abonado hasta el momento del acuerdo -cerca de U$S 6.500 millones- para fortalecer las reservas del Central. Hablamos de la responsabilidad total de la oposición porque si aprueba la Carta de Intención se firma el acuerdo logrado, mientras que si lo rechaza serían los responsables absolutos de no firmar el acuerdo y hacer que caiga el país en default -como en su momento, obtuvieron esos acuerdos irregulares- y al pueblo llevándolo a niveles de pobreza que ni la pandemia de COVID-19 lo llevó.

-El acuerdo posee una cláusula de traspaso automático a planes con mayores plazos que puedan existir en el organismo. Lo más relevante de esto es que durante la reunión de marzo próximo el Board va a estar sometiendo a votación el Fondo de Resiliencia que se va a componer de U$S 50 MM, en principio, proveniente de los DEG de los países desarrollados que será a 20 años y con una tasa de 1,05% en lugar de la sobretasa de 4% que incluye diez años de gracias. O sea, que Argentina estaría pagando capital con intereses recién desde 2031.

El Frente de Todos difunde las becas Progresar en los barrios porteños

-Dentro del acuerdo Argentina establece que prevé bajar el déficit fiscal a 2.5% del PBI en 2022, 1.9% en 2023, 1.3% en 2024 y a menos de 1% en 2025; esto también lo llaman “sendero fiscal” mediante el saneamiento de los subsidios económicos a la energía y al transporte. Esa eliminación de subsidios no significan obligatoriamente suba de tarifas.

Lo que sigue desde ahora en adelante para el pueblo es en una primera etapa baja del dólar blue a niveles de $195/200 y el riesgo país a cerca de 1500/1600 puntos básicos con suba de bonos de la deuda desde los 0.29 y 0.32 a 0.4 y 0.45, respectivamente los de ley local y de ley Nueva York. Esta primera etapa no sería mucho más que la próxima semana. Mientras que en la segunda etapa los valores serían de $170/175 el dólar blue, 1100 puntos básicos y todos los bonos a U$S 0.53; eso sería al momento de aprobarse en el Board del FMI.