Jueves, 3 de Mayo de 2018

Todo tiene un porqué

Por: EDUARDO MACCHIAVELLI

Porque bajan el consumo de energía. La Ciudad repartirá cinco millones de bombitas LED que permitirán ahorrar a las familias que las reciban casi un 15% de consumo energético, lo que bajaría el valor de la factura. Si logramos que la mitad de los hogares de la Ciudad de Buenos Aires se conviertan a LED, vamos a ahorrar energía equivalente a lo que producen dos parques solares de 50 MW (que equivalen a 130 hectáreas de paneles solares). Porque tienen una vida útil 3 veces mayor que las de las lámparas comunes. Las lámparas LED duran 10 años en promedio, lo que significa que estamos haciendo una inversión que le va a garantizar a los vecinos una década de ahorro energético. Y porque a la larga terminan siendo más baratas. Los informes determinan que la iluminación LED es la más duradera, la que menos electricidad consume, y que aunque el precio es más caro, por su duración y bajo consumo terminan saliendo más baratas. Además, son las de mayor intensidad lumínica.

 

Por eso queremos reemplazar las lámparas comunes por las de LED. Y para eso entregaremos los 5 millones de lámparas de manera gratuita, a razón de “cinco por casa”, que además de ser más sustentables consumen mucha menos energía. Este proyecto lo iniciamos en barrios vulnerables con un éxito enorme. Y ahora se replica en toda la Ciudad. La historia de Yamila, nos cuenta la experiencia: “Hola, me llamo Yamila, soy de Lugano. Estoy de voluntaria en el barrio 31 haciendo el recambio de luminarias de lámparas LED. Los beneficios están buenos: consumen 7 watts a comparación de una lámpara de bajo consumo que consumen 20. Queremos disminuir el consumo de energía en el barrio. Me parece genial esto. Se replicó en Lugano, ahora estamos haciéndolo en el barrio 31. Están los cortes de luz, con el tema de las heladeras, freezers, teles. Bueno, con esto si logramos que el barrio, o la mitad del barrio por lo menos tengan las lámparas LED consumiríamos menos energía”.

 

Consumir menos energía, impacta directamente en disminuir la sobrecarga en las redes eléctricas. Esto implica que este canje de lámparas va a reducir también los cortes de luz en el verano. Por lo que la mirada está puesta a corto, mediano y largo plazo y enfocada en el cuidado del ambiente. Las LED consumen hasta un 90% menos de electricidad por las mismas prestaciones y son mucho más seguras y ecológicas, ya que no contienen compuestos muy tóxicos como el mercurio que tiene la tecnología “bajo consumo”. Cada lámpara que recibamos a cambio de las LED, va a ser tratada y va a recibir una disposición final ambientalmente segura.

 

Nos comprometimos a bajar las emisiones de gases de efecto invernadero de la Ciudad, y de esta manera lo haríamos, ya que el 58% de las emisiones corresponden al sector energía. El cambio de iluminación pública a LED que pueden ver en la mayoría de las calles ya lo hicimos y significa un ahorro energético de hasta el 40%. Ahora queda completarlo en las casas y oficinas. Porque si se reemplazan las lámparas de bajo consumo por lámparas LED se ahorran al año 219 kWh. Esto equivale al consumo de una TV Led funcionando las 24 horas del día por 91 días.

 

EDUARDO MACCHIAVELLI   Ministro de Ambiente y Espacio Público porteño

#220