Teatro: Belén Blanco brilla en Kinderbuch

Por Juan Cruz Bergondi

Miércoles, 10 de Octubre de 2018 - 04:05 hs

Por Juan Cruz Bergondi

 

Kinderbuch, una obra teatral inspirada de forma libre en Hedda Gabler, es de lo mejor del llamado circuito alternativo. Era de esperar que el encuentro entre dos potencias como Diego Manso, quien la escribió y la dirige, y la actriz Belén Blanco no dejara indiferente a ningún espectador.

 

El texto de Manso no es una plataforma ni mucho menos un decorado, raspa y corcovea. Por su parte, la actriz en este unipersonal pone de sí todo su físico —al que nos tiene acostumbrados— y así como seduce, también se deja atormentar.

 

Germana está embarazada y, a la manera de un diario, le cuenta al que aguarda en su vientre cómo conoció a su padre, el funcionario Tesman. Le transmite el orgullo por su abuelo, el general Gabler, quien supo de tiempos mejores y terminó enjuiciado y preso, según ella, por querer desinfectar la patria. Si bien la obra está narrada desde un futuro distópico, es probable que más de un fragmento resuene con fuerza en los oídos de nuestro presente.

 

Image and video hosting by TinyPic

 

Refugiada junto con las mujeres de otros funcionarios en una especie de hotel con lujos, desprecia lo que la rodea y se regodea en el pasado. A Løvborg, el amante que abandonó en una confitería hace años, le escribe contándole sus aventuras con el secretario de su marido, mientras que el fantasma de su mejor amiga, Tea, y lo que la llevó a perder la memoria, vuelve a su recuerdo. Se trata, también, a su manera, de una obra epistolar y lo que pueden contener las palabras.

 

Mirá también

La Noche de los Museos cumple 15 años

 

Así como Fassbinder —invocación que recorre toda la obra— dijo alguna vez que el comportamiento de las mujeres habla más sobre una sociedad que el de los hombres, algo querrá decir esta mujer que carga con dos pistolas y encuentra belleza en la brutalidad. Llena de pequeños encuentros —la versión de Julio Iglesias en alemán— y de tensiones —la voz omnipresente vacía de materialidad en el escenario desnudo—, Kinderbuch es mejor aún de lo que promete. Y para colmo, cuando sobreviene la emoción, no permite que se la trate como un bien de consumo y enseguida la arrebata.

 

La obra se presenta todos los viernes en El Camarín de las Musas, ubicado en Mario Bravo 960, a las 22:30. Para los menores de treinta años, las entradas, a mitad de precio, cuestan 150 pesos y los jubilados 240.

#513