SIDA: La Argentina no logra disminuir las infecciones

(Por Malena Montes) Mientras se celebra que la Argentina es uno de los países con mayor cobertura de tratamiento antirretroviral del mundo, preocupa el fuerte aumento de las infecciones en los últimos 20 años.

Jueves, 30 de Noviembre de 2017 - 11:38 hs

Por Malena Montes @DraCasan

 

De cara al Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, establecido por la ONU para el 1 de diciembre, vale aportar algunos datos de nuestro país para tener en cuenta acerca de una problemática que afecta a 36,7 millones de personas en todo el mundo.

 

La Argentina es el país de Latinoamérica con mayor cobertura de tratamiento antirretroviral, según el último informe del Programa de Naciones Unidas para la Lucha contra el Sida (ONUSida). El país con mejor cobertura es Suecia, y le siguen la Argentina, Holanda y los Estados Unidos.

 

No obstante la buena situación de la cobertura de tratamientos, el país no avanzó en bajar las nuevas infecciones por el virus del sida. Un estudio de la revista The Lancet advirtió que la cantidad de nuevas infecciones en la Argentina aumentó un 7,8% entre 2005 y 2015, más que en el resto de los países de América Latina, ya que en Colombia, las infecciones aumentaron por año un 4.67%, en Bolivia un 4.18, en Ecuador 3.89, en Chile 3.34, en Perú 1.76, en Uruguay un 0.47, en Venezuela un 0.41 y en Brasil y Paraguay un 0.4 por ciento.

 

La ONU, por su parte, publicó que en junio de 2017, alrededor de 20,9 millones de personas tenían acceso a esos medicamentos vitales, cuando hace 17 años, solo 685 000 personas que vivían con el VIH tenían acceso. “Ese aumento tan espectacular no habría sido posible sin el coraje y la determinación de las personas que viven con el VIH que exigen y reivindican sus derechos, respaldados por un liderazgo y un compromiso financiero firmes y constantes”, explica Naciones Unidas en su sitio web.

 

 

La campaña anti discriminación es un punto fundamental para la lucha de esta enfermedad y tiene una explicación en el origen de la propagación de la enfermedad alrededor de la década del 80. Por esa época, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) atacó a la población homosexual y permaneció en las sombras del prejuicio durante muchos años. Pasado el tiempo, el avance de la ciencia permitió tratar a los enfermos de Sida, que hoy son en la Argentina cerca de 90 mil personas diagnosticadas. Dentro de ese total, hay unas 70 mil personas que reciben el tratamiento antiretroviral, mientras que el 70% recibe la terapia en hospitales públicos, de acuerdo a los datos de la revista The Lancet.

 

La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se contagia principalmente por sexo desprotegido (incluido sexo anal y oral), transfusiones de sangre contaminada, agujas hipodérmicas y de la madre al niño durante el embarazo, parto o lactancia. La saliva, las lágrimas, compartir el mate o darse la mano no contagian el virus.

 

Si bien hoy nos parecería chocante que un médico no use guantes para atender a un paciente, esto no sucedía hace treinta años. Lo mismo sucede con el uso del preservativo, único método para prevenir la enfermedad, que aún no logra instalarse con fuerza en la población, que muchas veces lo utiliza como método anticonceptivo. Si bien su uso previene además el embarazo, es importante tener en cuenta que no es su función principal.

 

LOS JÓVENES, EL SECTOR MÁS AFECTADO POR LA ENFERMEDAD

 

El último informe de la OnuSida, presentado en noviembre de este año, que un tercio de las nuevas infecciones ocurre en jóvenes de 15 a 24 años, mientras que el 64% de los casos nuevos se dan en hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, así como trabajadoras sexuales, mujeres trans y personas que se inyectan drogas.

 

En este marco, la educación y las campañas anti discriminación son fundamentales. La Educación Sexual Integral (ESI) es un derecho de chicas y chicos que se aprobó en 2006 y, once años después, todavía no se aplica como la ley manda. Tanto el Ministerio de Educación de la Nación como el de la Ciudad de Buenos Aires retrocedieron en las capacitaciones y presupuesto. A nivel federal hubo despidos y se retrajeron capacitaciones. El 61 por ciento del presupuesto actual no fue ejecutado. Para el año que viene se anuncia la formación de dos mil docentes, que es mucho menos de lo que se hacía en 2012. En la Ciudad de Buenos Aires, el presupuesto se redujo en un 79 por ciento y, si bien ante el reclamo de los secundarios durante las tomas, el ministerio adujo el trabajo con ONG, en realidad, esos talleres solo llegaron a tres escuelas.

 

 

LA VIOLENCIA DE GÉNERO PROPAGÓ EL SIDA EN LAS MUJERES

 

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) publicó este año que si bien la enfermedad comenzó en la población masculina, cada vez hay más mujeres infectadas en la actualidad, al punto de igual a los varones. Según las palabras de la entidad, las mujeres casadas y agredidas por su esposo son “más susceptibles” de contraer VIH Sida debido a la violencia de género, derribando el machismo popular según el cual las mujeres con más parejas sexuales serían las que más se contagian.

 

La realidad expone que muchas mujeres, presas de una relación violenta, tienen una sola pareja de por vida de la que nunca dudan y al que no le exigen el uso del preservativo.

 

De acuerdo con el UNFPA, la discriminación por motivos de género, la pobreza y la violencia sn aspectos modulares de la epidemia del Sida, y son las mujeres quienes tienen probabilidades al menos dos veces mayores que los hombres de quedar infectadas con el VIH en las relaciones sexuales, ya que las mujeres y las niñas suelen estar mal informadas acerca de cuestiones sexuales y reproductivas y, debido a la “feminización” de la pobreza, tienen mayores probabilidades que los varones de ser analfabetas. Además, suelen carecer de poder de negociación y de apoyo social para insistir en condiciones de mayor seguridad o para rechazar las propuestas sexuales.

 

Alrededor de 35 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el Sida desde el comienzo de la epidemia, casi como toda la población de la Argentina. Por eso, la campaña del Día Mundial del Sida de este año se centrará en el derecho a la salud.

 

#MyRightToHealth, el lema de la ONU de 2017, proporcionará información sobre el derecho a la salud y su importancia en la vida de las personas. También tendrá como objetivo aumentar la visibilidad entorno a la necesidad de lograr una realización plena del derecho a la salud para todos y en todos los lugares.

 

“Todas las personas, independientemente de la edad, el género, el lugar en el que viven o las personas a las que aman, tienen derecho a la salud”, afirmó Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSida.

#465