Roy Cortina adelanta lo que se viene en Evolución para 2019

ENTREVISTA (Por Nicolás Cancelare) El Legislador porteño charló con SECCIÓN CIUDAD sobre hacia dónde irá el frente que encabeza Martín Lousteau para ganar el Gobierno de la Ciudad en las próximas elecciones.

Viernes, 10 de Noviembre de 2017 - 12:05 hs

Por @NicoCancelare

 

“La gente está con el PRO en un ciclo largo de 12 años, pero más adelante buscará superaciones y mejoras. Esa va a ser la etapa, ineludiblemente, de Evolución”, aseguró el legislador por el socialismo porteño Roy Cortina en diálogo con SECCIÓN CIUDAD. 

 

El Diputado hizo hincapié sobre cómo se prepara la coalición liderada por Martín Lousteau, de cara a 2019: “Nosotros teníamos un programa alternativo en 2015, por eso estuvimos cerca de ganar. Ese debate se volverá a dar porque ya van a ser 12 años de gobierno del mismo signo político”.

 

“Desde Evolución le hablamos a todos. La discusión que planteamos es interesante: no podemos seguir viviendo en el pasado. Hay que hacer eje en los valores, principios, prioridades y dejar atrás las preferencias emocionales”, amplió.

 

¿Qué crees que prioriza el Gobierno de la Ciudad para 2018, según lo que viste en el presupuesto?

 

El presupuesto sigue reflejando algunas cosas razonables y respetables, pero otras no. Es necesario preocuparse por el transporte, las plazas, por todo lo que hace al desarrollo urbano. Hay una dimensión de la Ciudad que es la del mantenimiento urbano. La que no priorizan es la necesaria construcción de ciudadanía. Es un gobierno laborioso en general, pero no comparto su orientación, tampoco la rechazo en su totalidad.

 

¿Cuál sería esa orientación?

 

Mucho desarrollo urbano y poca intervención en los pilares básicos que hacen a la igualdad, a la reducción de las distintas brechas y simetrías que tiene la sociedad. El presupuesto en educación viene cayendo de hace mucho tiempo, los hospitales siguen estando muy atrás en las prioridades, igual que lo asignado al Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. Lo positivo es el trabajo en la urbanización de las villas.

 

¿Cómo crees que será esta nueva etapa en la Legislatura, donde, después de casi 20 años, un oficialismo vuelve a tener mayoría?

 

Espero que la encaren respetando la cultura institucional plural de esta casa. A pesar de tener mayoría propia, ellos siempre estuvieron muy cerca. Igual se manejaron con un criterio de diálogo y respeto frente a la oposición en general.

 

¿Podrías explicarnos este tweet que publicaste hace unos días? 

 

Hay un debate pendiente dentro del Partido Socialista sobre qué rol tuvimos en los 30 años de democracia. Hubo cosas muy valiosas, como poder gobernar la provincia de Santa Fe o salir segundos en la elección presidencial de 2011, con Hermes Binner obteniendo el 17% de los votos. Después las malas que es haber licuado los cuatro millones de votos conseguidos, tener once diputados nacionales y ahora ninguno. Eso es un debate, más allá de la pretensión de decir que las cosas están bien o buscar excusas distintas todos los años.

 

¿Y el debate en el socialismo porteño es que seguirán dentro del frente que lidera Martín Lousteau?

 

Evolución es un espacio más que interesante, expresamos a muchos sectores porteños. Enfrentamos una elección muy compleja, como la de 2015 donde estuvimos a 30 mil votos de ganar la Ciudad. En esta última elección de octubre, se dio un escenario de extrema polarización. Un fanatismo de la grieta que no tenía antecedentes en la Argentina. Pudimos sostener los más de 12 puntos que obtuvimos en la primera vuelta. No es una elección para festejar, pero si para respetar. Vamos a continuar.

 

¿Crees que fue por la polarización que en 2015 sacaron 25% y ahora 12%?

 

Sí, el escenario estaba muy polarizado. Había un enojo brutal de la sociedad en donde la gente jerarquizó el querer dejar atrás el pasado; aunque no tengan muy claro cuál va a ser el desenlace de este ciclo de gobierno. Nosotros fuimos por un discurso que, quizás, no fue entendido. En las salidas por las calles, sentíamos que la respuesta era “está muy bien lo que planten ustedes, es muy racional, pero ahora hay que dejar atrás el pasado. Cuando se deje el pasado atrás, ustedes van a tener la posibilidad de debatir el presente y futuro”. Sobre todo en las PASO, no estuvimos a la altura de las circunstancias para transmitir que nosotros también queremos dejar el pasado atrás; que no tenemos nada que ver con esa etapa, pero es muy difícil dejarlo si siempre se discute sobre él.

 

¿A dónde piensan ir a buscar los votos necesarios para ganar la Ciudad en 2019? 

 

Nosotros le hablamos a todos. Tarde o temprano, la discusión que planteamos será interesante: no podemos seguir viviendo en el pasado. Hay que debatir los valores, principios, prioridades y dejar atrás las preferencias que son siempre emocionales. Hay que discutir el presente y futuro de qué queremos hacer. 

 

¿El hecho de que Lousteau estuvo con Felipe Solá, Cristina Fernández y Mauricio Macri generó confusión en el ciudadano?

 

Probablemente sí, pero nosotros lo explicamos. Él asumió con ánimo de colaborar con un gobierno que estaba muy complicado y con otro de alternancia que la tenía muy difícil. Él avisó que iba a estar un tiempo, pero después iba a volver porque quería competir. Eso es usado para hacer campaña con el foco de “¿y Lousteau dónde está?”. Martín actuó como político con una lógica de Estado. Fue a cumplir funciones como representante argentina en la Embajada en Estados Unidos, no se pasó al PRO.

 

¿Por qué la gente sigue apostando por el PRO en la Ciudad?

 

La gestión del PRO en la Ciudad no fue totalmente mala en estos diez años. Fue de mucho trabajo y transformaciones pero tambié de grandes déficit. Las discusiones que se dan son por el cambio de prioridades. Pero no se puede decir que es una gestión que no haya tenido cosas buenas ni cambios. El electorado porteño es muy exigente, entonces nosotros en Evolución debemos estar a la altura de esa exigencia. Queremos construir una alternativa que diga “esto que se hizo bien, lo vamos a mantener y mejorar; esto que no se supo hacer, lo vamos a cambiar; y esto que no se hizo, lo vamos a hacer”. Y tenemos propuesta para las tres cosas. Quien pretenda ser una alternativa en la Ciudad, debe tener un programa alternativo. Nosotros lo tuvimos en 2015, por eso estuvimos muy cerca. Ese debate se va a volver a dar porque ya van a ser 12 años de gobierno del mismo signo político y nosotros somos la única oposición que tiene una visión de estas características.

 

¿Les jugará a favor en un futuro no estar en ninguno de los dos bandos que hoy polarizan?

 

Pensamos que la Ciudad está para más y no puede estar entrampada en una grieta que es nacional. Nosotros tenemos que decir, efectivamente, lo que vamos a continuar, potenciar y mejorar. Al igual, que lo que vamos a corregir o comenzar, pero siempre con propuestas. La gente quiere ver propuestas en una elección a jefe de Gobierno. Contamos con un candidato como Martín Lousteau que puede expresar con mucha elocuencia y seriedad lo que debería mostrar un programa para la Ciudad. No un programa cosmético, uno en serio: de propuestas.

#2352