Martes, 30 de Enero de 2018

¿Reformas o ajustes forzados?

Por: FABIáN MEDINA

Desde la semana en la cual se anunció que la tasa de interés para las Letras del Banco Central volvían a bajar 0.75% y se situaban en 27.25% y el dólar comenzó una nueva serie de incrementos que lo depositan como hasta hoy en el orden de los $19.80/19.90 y sabiendo que está muy comprometido el nivel de gasto público que alcanza el 45% de los ingresos del Presupuesto Nacional; la administración nacional surgió con un par de medidas de dudosa realización.

 

1. Permitir que los dólares sean adquiridos en lugares que no están previstos para su comercialización como son los supermercados, kioscos y agencias de remises.

2. Anuncios para disminuir el gasto público de la gestión actual eliminando algunos de los cargos que crearon desde su acceso al gobierno.

 

Con referencia a estos puntos podemos decir:

 

1. Que los lugares establecidos originalmente para la compra-venta son los bancos y casas de cambio, quienes no solo poseen una estructura de seguridad apropiada para contener esa actividad, sino un patrimonio que la respalda. El mismo para acceder a ser una casa de cambio hoy es de $5.000.000 de acuerdo a lo establecido por el BCRA y personal de seguridad para tratar de reducir al mínimo los riesgos de inseguridad que hoy y de acuerdo a lo dicho hace una semana por el gobierno local viene aumentando en los últimos meses del año pasado a la fecha. Sabiendo que la ganancia que hacen las casas de cambio es la diferencia entre la compra y la venta de la moneda extranjera, si un kiosco vende la suma de U$S1.000, su ganancia será de $500 poseyendo un efectivo líquido.  Pasa a convertirse en una potencial victima de la inseguridad.

2. Con los recortes del 25% de los cargos políticos, el congelamiento de salarios y el impedimento a firmarse para que ningún Ministro pueda tener familiares en el Estado Nacional es una señal en forma conjunta con la reforma previsional que la administración tiene problemas de liquidez en sus organismos y cajas. Lo llamativo es que recién ahora toma nota del tema del nepotismo estatal que NUNCA cesó y por el cual toda la población esta aunada solicitando la renuncia del Ministro de Trabajo por notarlo de falta de ética en sus funciones. En cuanto a la eliminación del 25% de los cargos políticos, ello no debería realizarse si la actual administración no hubiera aumentado los ministerios de 15 que había al 10 de diciembre de 2015 a los 22 que hay en la actualidad y solo se hubiera puesto los pantalones largos y corrido a los funcionarios de la anterior administración que se atornillaron a sus sillones y hoy siguen en sus cargos. Mientras que el congelamiento de salarios de funcionarios debería ser más específico porque en el Convenio Colectivo de Trabajo se establece que son funcionarios todo aquel que trabaja como mínimo 8 horas diarias. Si tomamos en serio el anuncio del próximo Decreto podría suponerse que no habría paritaria para el personal de la APN durante 2018, aunque ello se resolvería con la disminución de los salarios de los cargos extra-escalafonarios a los niveles de Director General que se encuentra en el orden de los $100.000 mensuales.

 

Como siempre, para justificar toda tipo de recorte, el Presidente usa como ardid para demostrar la posición a adoptar la gran cantidad de inversiones que consiguió en su última gira, por la cual hay muchos interesados en extracción de uranio y litio sin tomar conciencia que los recursos del subsuelo son propiedad de las provincias por su existencia anterior a la Nación.  Así lo establece la Constitución Nacional de 1853, y el resto de las inversiones son empresas ya radicadas en el país hace larga data como: L’OREAL, SANOFI y ALSTOM; por lo que a la vista de la lluvia de inversiones del 2016 podríamos determinar que en realidad no existen empresas que quieran invertir a la fecha.

 

FABIÁN MEDINA   Economista, especialista en tributación

#520