"Quien votó a Macri en 2015, lo volverá a hacer en octubre"

ENTREVISTA (Por Daniel Rodeghiero) Demián Martínez Naya, joven dirigente de Cambiemos y uno de los directores del IOMA,charló con SECCIÓN CIUDAD sobre su mirada progresista en la política, el gobierno y su futuro.

Lunes, 11 de Febrero de 2019 - 09:21 hs

Por Daniel Rodeghiero @DanielRodeBA

 

Por tu visión progresista de la política, quien no te conoce diría que pertenecés a un partido de centroizquierda. Sin embargo, formas parte del PRO.

 

Sí, muchos me dicen que estoy en el espacio equivocado. Pero no es así. Cambiemos desarrolla muchas de sus políticas públicas vinculadas al progresismo, fomentando la conquista de derechos y la equidad. Pensá en la población trans, estuvo mucho tiempo abandonada hasta que Cambiemos le dio la oportunidad de conseguir los derechos que le corresponde. El PRO se abre a la libertad de pensar y sentir como uno quiere, algo que no sucede en todos los espacios.

 

¿Esta forma de pensar te une también a ciertas acciones del kirchnerismo?

 

Es difícil cuando ves que los K fueron una asociación ilícita disfrazada de conquistas de derechos, como el matrimonio igualitario, que fue un logro de la sociedad y no de ellos. Sin embargo, rescato a dirigentes como Martín Fresneda o Camilo Vaca Narvaja. Tuvieron buenas políticas en derechos humanos pero que luego muchas terminaron en negociados.

 

¿Es fácil la convivencia dentro de Cambiemos con su ala más conservadora?

 

Sí, me llevo muy bien con todos porque respeto sus ideas. Puedo estar en desacuerdo con algunos comentarios, pero lo importante son las políticas que se ejercen. La prioridad es terminar con la pobreza, no hay que caer en discusiones internas sin sentido. Con el senador Federico Pinedo y con la diputada Cornelia Schmidt Liermann trabajamos mucho en conjunto, siendo que estuvimos enfrentados en el debate de la legalización del aborto. Ellos estaban en contra y yo a favor.

 

Image and video hosting by TinyPic

 

Yendo a la gestión, ¿qué aciertos y errores encontrás en los más de tres años de Mauricio Macri en el gobierno?

 

Un punto a favor fue priorizar la transparencia y la verdad. Siempre se resalta que la situación es difícil pero que el horizonte es claro y sabemos hacia donde vamos. Como desacierto te menciono la conferencia del 28 de diciembre de 2017. Estuvieron bien en recalcular las metas de inflación, pero no debería haber estado el entonces presidente del Banco Central Federico Sturzenegger. Él comandaba un organismo independiente y no era correcto que esté ahí.

 

Mirá también

La Ciudad abre espacios para recibir pilas agotadas

 

¿Qué le dirías al votante de Macri en 2015 que hoy perdió las esperanzas en el proyecto?

 

No creo que haya una persona que nos votó en 2015 y que no lo volvería hacer en 2019. En los timbreos que hacemos constantemente, escuchamos a los vecinos que se quejan por la mala situación económica pero, sin embargo, dicen que nos volverán a votar. La gente está convencida de este rumbo y quiere continuar. Se valora un presidente que da la cara y asume que vivimos un momento difícil. Recordemos que el primer gobierno de Macri en la Ciudad fue de mucho ordenamiento y emprolijamiento interno. Recién en el segundo se empezó a despegar. Lo mismo sucederá en la Nación.

 

¿Para un triunfo de Mauricio Macri en octubre es necesario que se presente Cristina Fernández?

 

La oposición tiene muchos candidatos y no importa quien lo sea finalmente. Cambiemos va a ganar porque tiene a Macri que es el mejor armador de equipos de la historia argentina. Al país no lo va a salvar él solo sino también con el grupo que lo acompaña y que trabaja día a día.

 

Para finalizar, ¿cómo te ves a futuro en la política?

 

Me gustaría representar a mucha gente que está reconstruyendo sus derechos, veo fuertes diferencias entre lo que sucede en la ciudad de Buenos Aires y en el resto del país. En Salta, su Gobernador quiere ser presidente pero no hace nada por la diversidad sexual o por frenar la violencia a trans. Quiero ser una herramienta concreta ocupando el lugar que se me otorge.

#542