Jueves, 4 de Abril de 2019

Narcotráfico: El valor de las acciones frente a las palabras

Por: EUGENIO BURZACO

De acuerdo con la SEDRONAR, entre 2010 y 2016 el consumo de las principales drogas ilegales, cocaína y marihuana, aumentaron 104% y 115% respectivamente. Esta transformación que sufrió la Argentina responde a tres factores claramente definidos.

 

En primer lugar, tal como lo ha determinado la ONU, el consumo aumenta considerablemente cuando baja la percepción de riesgo sobre el consumo de una sustancia. Esta percepción de riesgo baja, cuando el Estado fracasa en prevenir e informar sobre la peligrosidad del consumo de esa sustancia. Durante este periodo, partes interesadas de la administración anterior, especialmente aquellas que coquetearon con el siniestro espejismo de la legalización, hicieron mucho para que esta percepción de riesgo baje notablemente, transformando así a Argentina en un país consumidor.

 

También fueron responsables de esta degradación, aquellos que deliberadamente omitieron, ocultaron y evitaron producir estadísticas, aunque sea precarias sobre la oferta y demanda de drogas, como así también de otros delitos, llevándonos a partir de 2008 a la edad oscura del análisis criminal. Muchos de quienes hoy critican las estadísticas difundidas por el gobierno en materia de criminalidad, ejercieron un sospechoso y cómplice silencio.

 

Finalmente, el factor más gravitante, el abandono de los esfuerzos por reducir el ingreso de drogas. Los agoreros de la derrota, militantes de escritorio, bajo el escudo de evitar supuestas “externalidades”, como el encarcelamiento de traficantes, impusieron la idea de la inutilidad del esfuerzo contra el tráfico de drogas. Prueba de esto, en 2015, Argentina incautó 4300 kilos de cocaína, solo un 33% en comparación con los 12.133 kg. que incautaría en 2017.

 

Se impuso así la idea de que la lucha contra el narcotráfico era fútil, que nada impide que las personas consuman drogas y que, por tanto, en una postura anarco-libertaria, el libre albedrío en materia de drogas debía regir al país.

 

Lo cierto es que, tal como lo sostienen las convenciones internacionales vigentes ratificadas por Argentina, el problema de las drogas debe ser atacado simultáneamente desde la demanda, pero también reduciendo su oferta. En este sentido, y en contra de los postulados de los legalizadores disfrazados de promotores de los derechos humanos de segunda generación, en estos tres años se han logrado importantes avances en materia de lucha contra el narcotráfico.

 

Desde 2015 aumentos un 26% la marihuana incautada, un 98% la cocaína y un 144% las drogas sintéticas, mientras que los procedimientos aumentaron un 100% y los detenidos un 147%. Producto de esta presión sobre el mercado de oferta, el gramo de cocaína aumento 94.9% en dólares ya que se comercializaba al equivalente a U$ 7,56 en septiembre de 2016, pasando a U$ 14,74 en febrero de 2018, último registro de la serie. Clara muestra de achicamiento del mercado.

 

Un artículo recientemente publicado en este medio, sospechosamente confundió el dato de febrero de 2018 extrapolándolo a marzo de 2019, alterando así su resultado.

 

Resulta curioso, que quienes critican la lucha contra el narcotráfico, lo hagan también sosteniendo que impacta en un crecimiento de las tasas delictivas. Para ellos, tenemos malas noticias que son buenas para el resto de los argentinos: la tasa de homicidios de argentina bajo un 20% de 2015 a 2017 y en los barrios mas comprometidos y con el Programa Barrios seguros, como en 1-11-14, bajaron un 93% entre 2015 y 2018.

 

Por tanto, se observa que, en el debate público, también se libra una batalla. Una batalla entre lo real y lo quimérico. Una batalla que a fuerza de realidad esta Administración va ganando. La confiscación de las drogas que arruinan proyectos de vida resulta ni más ni menos que una obligación moral dentro de una lucha contra el narcotráfico que es hoy una verdadera política de Estado.

 

EUGENIO BURZACO   Secretario de Seguridad de la Nación

 

MARTÍN VERRIER   Subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico de la Nación

#334