Domingo, 10 de Mayo de 2009

Mi decisión

Por: JORGE TELERMAN

     Hoy tengo que comunicarles una dolorosa y difícil decisión.

     Estas han sido semanas muy duras. Semanas en las que abunda el personalismo, el odio y las discusiones a todo o nada.

     Mis amigos y compañeros más cercanos saben el esfuerzo denodado que pusimos para encaminar los debates, en un último intento por darles la oportunidad a aquellos que piensan como nosotros de resistir las presiones y actuar conforme a sus convicciones.

    Mi anhelo es trabajar por la recuperación del peronismo, en busca de mecanismos de democracia interna que den por tierra con el personalismo y las candidaturas a dedo.

     Algunos podrán decirme que fui demasiado ingenuo en este contexto donde el discurso antipolítico se esta enseñoreando nuevamente de la sociedad por culpa de la clase política. No es ingenuidad, es preocupación frente a una realidad que me angustia como político y como ciudadano.

     Mientras el Pueblo asiste atónito a este carrusel de vanidades, es mi obligación ética y política contener mi deseo individual de participar en esta elección.

     No puedo ni debo colaborar con la división del campo popular.

     Creo que éste es el momento de construir voluntades mayoritarias, no de crear nuevos partidos para seguir fragmentando y diluyendo el debate de ideas.

     Voy a trabajar toda mi vida por la recuperación del diálogo, porque creo en la construcción política desde la ideas, no desde el farandulismo, el miedo y el antagonismo. Un diálogo para, entre todos, construir esta Nación inconclusa, para resolver los problemas y para enfrentar los desafíos.

     Por todo esto, creo necesario apartarme del proceso electoral.

     Estoy convencido de que la Argentina no se termina en una elección legislativa, y menos en ésta, en la que de manera perversa se plantea una pelea a todo o nada. Un hombre político debe tener la grandeza para comprender que su aporte va más allá de una candidatura.

     He abrazado mi vocación política bajo la luz del legado de lucha y sacrificio de mis ancestros, para construir una patria justa de mujeres y hombres que vivan con dignidad. No puedo permitirme dar la espalda a aquello que me constituye.

     El honor, la palabra, el respeto, el díalogo y la construcción colectiva deben ser recuperados. Esa seguirá siendo la misión que demande todos mis esfuerzos, por siempre.

JORGE TELERMAN   www.jtelerman.blogspot.com   Ex jefe de Gobierno porteño

#901