Martes, 7 de Marzo de 2017

Las mujeres dejan de estar en un segundo plano

Por: MALENA GALMARINI

Este 8 de marzo, cuando paren las mujeres, el mundo va a dejar de girar por unas horas. En ese lapso de tiempo, la mayoría de los merenderos de barrios va a dejar de funcionar. Van a dejar de dar clases la mayoría de los docentes del país. Se va a paralizar la industria textil y nadie va a hacer la cama, cocinar o cuidar a los chicos en su casa. Las más de 750 mil chicas que no estudian ni trabajan en la Provincia de Buenos Aires van a sentirse acompañadas.Más del 70 por ciento de los servicios de salud van a dejar de atender. Más de la mitad de los estudiantes universitarios de país -que son mujeres-van a marchar en las calles.

 

Los call centers van a trabajar a menos de la mitad de su capacidad y la justicia va a funcionar a media máquina. Los empleados varones de los restaurantes y los hoteles van a tener que esforzarse el doble sin la fuerza de trabajo de las mujeres. Las tres ministras del gabinete (13 por ciento del total) lo van a mirar por televisión.

 

Las redes de cuidado de nuestros hijos, invisibles y superpobladas de mujeres, se van a hacer sentir. Porque el mundo pide con fuerza una (re)evolución de la forma de pensar la equidad entre varones y mujeres. Somos quienes educamos a los niños y niñas. Somos quienes los cuidamos para que no se queden solos. Les damos de comer y los llevamos al médico, les ayudamos a hacer la tarea, les cosemos la ropa y les lavamos el delantal. En Argentina, el trabajo de las mujeres para llevar adelante una familia está invisibilizado.

 

Está escondido, como está escondida su fuerza de trabajo en la industriay en la representación democrática. Está casi ausente en los cargos de decisión en las empresas y en los tribunales. Está oculta en las fuerzas de seguridad. ¿O alguien recuerda el nombre de alguna mujer a cargo de una comisaría en la Provincia de Buenos Aires?

 

Lo que sí podemos recordar son los nombres de las chicas asesinadas o violadas. En solo un año, bajó de 30 a 18 la cantidad de horas que transcurren para que maten a otra mujer. Y bajaron los esfuerzos del Estado para coordinar programas específicos quetrabajen en la prevención de la violencia y en la protección integral. Y bajaron –o al menos lo intentaron, y tuvieron que dar marcha atrás con la medida- el presupuesto del Consejo Nacional de las Mujeres.

 

Este miércoles 8 de marzo vamos a estar ahí, en las calles. Defendiendo la paridad en la política porque creemos que es el primer paso para un verdadero cambio. Vamos a estar abrazándonos con las mujeres de otros espacios políticos que caminan al lado nuestro. Dos días antes empiezan a parar los docentes. El día anterior se van a movilizar las centrales obreras. Tres paros de tres sectores diferentes en tres días. Algo no anda bien en este tercer semestre. Por suerte nos queda el fútbol. ¿O no?.

 

MALENA GALMARINI   Secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano de Tigre

#246