Miércoles, 17 de Julio de 2019

¿Gendarmería para formar en valores o para reprimir a la juventud?

Por: LAURA MARRONE

La intención de crear un Servicio Cívico Voluntario en Valores por parte del Ministerio de Seguridad de la Sra. Bullrich es sencillamente una burla. Por Resolución 598/2019 este Ministerio propone la creación de un servicio que serviría para brindar capacitación en valores democráticos y republicanos a jóvenes de 16 a 20 años, y a la Gendarmería como la institución apta para realizar esta tarea en virtud de los aportes que vendrìa brindando a la comunidad.

 

Repudiamos esta decisión que nos ofende. La Gendarmería es una institución que ha venido prestando servicios a los planes represivos de la Sra. Ministra desde su asunción a la fecha. Es larga la lista que hechos delictivos que descalifica completamente a esta institución como portadora de valores. Mencionemos solo los más recientes: la persecusión a los habitantes del Pulof Cushamén que culminó con la muerte de Santiago Maldonado en agosto 2017,  su participación en la represión a los manifestantes cuando la sanción de la estafa a los jubilados con la reforma previsional en diciembre 2017, su encubrimiento del asesinato de Rafael Nahuel con una pericia fraudulenta que ha sido anulada por la justicia, el desalojo brutal de los estudiantes en Río Negro en 2018, hasta los varios gendarmes detenidos acusados de narcotráfico en las provincias de la ruta al Paraguay. A esta larga lista de delitos que la impugnan como capaz de desarrollar una tarea educativa en valores se suma el hecho que su capacitación no es para tal función.

 

Pero además, cuestionamos el sentido mismo de este servicio presentado como voluntario. Lo que la juventud necesita es tener derecho a acceder a educación, a un trabajo, a vivienda, a salud. La política económica de este gobierno, que entrega todas las riquezas a la especulación financiera y al pago de la deuda externa, conduce a la marginación de amplias capas de la juventud, que se suman al ejército de dos millones de desocupados, especialmente luego de salir de los ciclos educativos obligatorios, escuela primaria y secundaria. Detrás de este supuesto servicio no se brindará ninguna salida a estos jóvenes comunmente llamados NINI, que ni estudian ni trabajan. Lo que se busca es controlarlos, clasificarlos, disciplinarlos y en última instancia, si no lo hacen, reprimirlos.

 

Desde Izquierda Socialista en el FITunidad denunciamos esta política y proponemos en cambio un plan económico alternativo que permita a esa juventud acceder a una vida digna: Suspender los pagos de la deuda externa y dedicar esos recursos a crear fuentes de trabajo. Reducir la jornada laboral del conjunto de los trabajadores sin  reducción salarial y repartir las horas de trabajo para que toda la juventud tenga acceso a un trabajo con salarios dignos. Establecer un salario mínimo para los que quieran seguir estudiando. Disponer un plan de viviendas para la juventud con tasas ajustadas a los aumentos salariales, con cuotas no superiores al 20%  de sus ingresos y sin piso de ingreso. Dedicar más presupuesto a educación para abrir más escuelas y espacios de formación superior.

 

LAURA MARRONE   Legisladora porteña y candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda

#281