Miércoles, 8 de Noviembre de 2017

Excluyen la materia Marxismo e Historia Argentina en Ciencia Política UBA

Por: POR TOMáS CRESPO Y JUAN MANUEL FACORRO

El pasado martes 31 de octubre la Junta de la Carrera de Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA sesionó con la composición que la misma adquirió tras los comicios que se llevaron adelante en esa casa de estudios hace dos años atrás.

 

La materia optativa Marxismo e historia argentina –que propone abordar los vínculos entre las diversas tradiciones de izquierda y el nacionalismo popular en la historiografía de nuestro país- venía siendo parte de la oferta académica de la Carrera de Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA desde el año 2015. Todo indicaba que la misma continuaría vigente en 2018. Sin embargo, en una decisión controversial, fue dada de baja y no estará disponible el año entrante.

 

El titular de la asignatura, Pablo López Fiorito, fue candidato en las listas opositoras al espacio gobernante (UCR) en las últimas elecciones de la Facultad y teme que la medida haya sido tomada en base a motivaciones políticas. En ese sentido, advierte sobre la pérdida de espacios democráticos y llama a estar alerta ante la réplica en la Universidad el modelo persecutorio que se ejerce en el Estado nacional bajo el mando de la alianza Cambiemos que el radicalismo integra.

 

Aquí el comunicado firmado por los miembros de la cátedra.

 

Sobre la exclusión repentina de la materia “Marxismo e historia argentina” en la oferta académica de 2018 de la carrera de Ciencia Política

 

Con profundo dolor y bronca nos hemos enterado en la reunión de la junta de la Carrera de Ciencia Política realizada el pasado martes 31 de octubre que la materia en la que venimos trabajando con un equipo multidisciplinario desde hace 10 años ha sido repentinamente excluida de la oferta académica, pese a que la misma figuraba en las previstas para el 2018 hasta un día antes de la votación. 

 

La hegemonía radical en la carrera decidió que nuestra materia, por alguna razón, no jugará más.  ¿Pero por qué el oficialismo de la carrera actúa así? ¿No son acaso los radicales los adalides de las formas y la corrección? ¿Por qué fuerzas que fueron y serán sin dudas aliadas frente a lo que se viene aceptan ese status quo? 

 

¿Cuál es el objetivo del oficialismo de la carrera? ¿Qué importancia puede tener nuestra humilde materia en relación a la desproporcionada cantidad de asignaturas con que los referentes del radicalismo “adornan” a sus amigos?

 

Surgen en ese sentido algunas preguntas que consideramos necesario plantear:

 

¿Será por un cálculo electoral, por un voto del claustro docente en la carrera?

 

Es posible, pero ese voto es insignificante al lado del gran número de docentes titulares que quienes dirigen la carrera “metieron” al frente de materias optativas, sin mencionar la cantidad de profesores con los que se garantizan el régimen de partido único, a partir de la reforma del plan de estudios

 

¿Será quizá revancha política, por la opción tomada por el titular y/u otros integrantes de la materia en las últimas elecciones de la Facultad?

 

Si fuera por eso, otras asignaturas tendrían que haber caído más estrepitosamente -y celebramos que no haya sido así-. Sin dejar de mencionar que nuestra materia es un espacio plural que incluye a compañeros y compañeras que de una forma u otra acompañaron a la lista que finalmente resultó triunfante. 

 

¿Será un recorte contra la Carrera y la Facultad?

 

Difícil pensarlo si tenemos en cuenta que sólo dieron de baja tres materias y habilitaron otras dos -nos solidarizamos por supuesto con Fabián Lavallén Ranea y Pablo Javier Salinas, cuyas asignaturas también fueron eliminadas-. Además, en nuestro caso los cargos docentes son ad honorem. 

 

Image and video hosting by TinyPic

 

¿Será por la cantidad de estudiantes que cursan Marxismo e historia argentina?

 

Sería difícil creerlo ya que año a año se han ido incrementando la participación de alumnos. Al respecto, nos gustaría contarles algunas cosas que hemos hecho como asignatura: 

 

En el primer cuatrimestre de dictado nos acompañaron profesores de la Facultad tales como Federico Schuster, Horacio González, Hernán Ouviña, Martín Cortez, Cristian Castillo y Martín Ogando. El año siguiente invitamos a muchos pensadores que reflexionan desde la teoría marxista a abordar el macrismo como fenómeno político y social, en lo que denominamos las jornadas M&M (Marxismo y Macrismo) en donde participaron profesores como Sebastián Mauro, Emilio Cafassi, Sergio Morresi, Dario Capelli, Pablo Bonavena, Mario Toer, entre otros . En el último año invitamos también a Nestor Kohan, Eduardo Grüner, Ruben Dri y Mabel Thwaites Rey a debatir con los estudiantes diversos aspectos teóricos, epistemológicos y políticos de la teoría marxista en sus múltiples lecturas.  Claramente no todos piensan como nosotros, pero tenemos la profunda convicción de que en el intercambio de ideas entre muchos que quieren lo mismo pero piensan distinto están las posibilidades de construir un paradigma alternativo que nos ayude a cambiar la sociedad.

 

Creamos un grupo de estudios que hace tres años concita la atención de 15 estudiantes, que pese a no contar con ningún amparo institucional han dedicado mucho tiempo a pensar y debatir diversas cuestiones ligadas al programa de nuestra asignatura.  Además, fuimos responsables de una mesa en las jornadas de Sociología organizadas por la Facultad este año, en la que se presentaron más de 20 ponencias relacionadas con la relación entre el paradigma marxista y la realidad nacional.  

 

Finalmente, se anotaron en los últimos dos cuatrimestres cerca de 60 estudiantes y la cursaron efectivamente 40 de ellos.  

 

¿Será quizá la temática?

 

Sabemos que es una problemática original y poco tratada en nuestra facultad, que muchas veces ha reproducido visiones binarias y esquemáticas del proceso político para las cuales marxismo y nacionalismo popular son simplemente incompatibles. Pero no tenemos ninguna pretensión de originalidad. Somos conscientes de que hay una diversidad de materias tanto o más originales y audaces que también son incorporadas año a año a nuestras carreras.

 

Ante la sospecha del modo en que los resultados electorales de los últimos comicios llevados adelante en la Facultad iban a influir en la asignación de materias, algunos compañeros argumentaron que no había de que preocuparse ya que el sector del radicalismo al frente de la carrera de Ciencia Política respeta la diversidad, que son un espacio “socialdemócrata” y que en última instancia son una cuña para la alianza CAMBIEMOS”. 

 

Del mismo modo, muchos sectores pensaron que el PRO, conducción actual del radicalismo a nivel nacional, no iba a avanzar tanto e iban a respetar los derechos ganados por el pueblo argentino, cosa que a todas luces no ocurrió.

 

Ocurre que en la carrera de Ciencia Política gobierna al final de cuentas la alianza CAMBIEMOS directamente y se comporta de la misma forma. Hoy excluyó nuestra materia y mañana será otra. No importa su contenido, su peligrosidad, su capacidad de hacer pensar a los estudiantes y de ayudarlos para que puedan orientarse en el mundo que los espera. Solo importa la voluntad de CAMBIEMOS de quedarse con el poder absoluto en la carrera de Ciencia Política. 

 

Mientras tanto, el espacio que fuimos construyendo al calor de la Universidad continuará trabajando a pesar de no contar con un lugar institucional. Pero seguiremos peleándola para tenerlo de vuelta. 

 

Claro que esta lucha no será llevada adelante sólo por el profesor titular o por el cuerpo docente. Durante 5 años presentamos la materia en la carrera de Ciencia Política y somos plenamente conscientes de que, si no hubiéramos contado con la ayuda inestimable de los compañeros y compañeras del Frente de Graduados y demás organizaciones de estudiantes, no hubiéramos logrado nada. Se trata entonces de una batalla colectiva, que es el único modo en que concebimos el accionar político en cualquiera de sus formas. 

 

Seguiremos junto a nuestros representantes en la Junta de la Carrera y en el Consejo Directivo presentando la materia. No nos basamos en una decisión caprichosa. Creemos en lo que hacemos y sabemos que nuestra labor aporta en cantidad y calidad a los contenidos que brinda la Facultad.  Y no cejaremos en nuestros objetivos, sino que seguimos trabajando para que la universidad pueda acompañar a nuestro pueblo para salir de los momentos de tan tristes por los que atraviesa.

 

Finalmente queremos convocar a todos los compañeros y compañeras que integran las distintas fuerzas de la izquierda y del movimiento nacional y popular a que nos acompañen tanto para lograr que se mantenga la asignatura en nuestra Facultad como a mejorar el programa y los contenidos de la misma.

 

Nuestra materia fue pensada para desentramar los muros ficticios que en la realidad latinoamericana se han construido entre la izquierda y el movimiento nacional que muchas veces han impedido cualquier tipo de dialogo fraterno. Nosotros hemos demostrado, cuatrimestre tras cuatrimestre, que ese vínculo no solo es fraterno sino fecundo y necesario. Esperemos que las autoridades de la Carrera y de la Facultad puedan ver lo interesante de esta tarea.

 

TOMÁS CRESPO Y JUAN MANUEL FACORRO   Docentes de la cátedra Marxismo e Historia Argentina

#294