Miércoles, 22 de Enero de 2020

Cuidemos a los chicos

Por: ALEJANDRO CARACCIOLO

En estos dias de verano hemos sido testigos de varios hechos de violencia protagonizados por jugadores aficionados de rugby de nuestro país que incluyó el asesinato cobarde de un chico en Villa Gesell. El rugby es un deporte de contacto que se practica dentro de ciertos límites y justamente estos violentos nada tienen que ver con el espíritu de respeto y caballerosidad que pregona la pelota ovalada.

 

El asesinato de Fernando Báez Sosa en la localidad de Villa Gesell es un hecho aborrecible que debemos condenar todos los sectores de la sociedad y que manchan los valores de nuestro rugby.

 

El espíritu del rugby es solidaridad, compromiso, entrega y un código de conducta que implica siempre ir hacia adelante y que ha sido transmitido de generación en generación, a través de los usos y costumbres. 

 

Ese espíritu refleja lealtad, corrección y caballerosidad, hidalguía, grandeza en la victoria, y buena conducta en la derrota.

 

Es necesario que todas las partes se involucren para no volver a tener un episodio similar. De esta manera, celebramos que la Unión Argentina de Rugby (UAR), entidad madre se nuestro deporte en el país, haya expresado que va a trabajar para generar un programa específico de concientización que colabore para que estos casos no sucedan nunca más. 

 

Nuestro deporte convive con el contacto físico desde que lo empezamos practicar desde pequeños pero siempre dentro de un claro reglamento. Quienes lo usen en perjuicio de otro no representan en nada a la familia del rugby ni sus valores. 

 

Esperamos que la justicia llegue hasta las últimas consecuencias y condene a los responsables de manera ejemplar para quitar de los clubes a los violentos  que son el peor ejemplo para nuestros hijos.

 

ALEJANDRO CARACCIOLO   Dirigente deportivo. Miembro de la UCR porteña.

#805