Miércoles, 30 de Enero de 2019

¿Con quién irá Macri a la reelección en 2019?

Por: ARNALDO PAGANETTI

A pesar de que subsisten  – y subsistirán – misterios sobre el devenir político argentino, en el proceso previo a la renovación presidencial de octubre, hay algo que Mauricio Macri, ya tiene decidido. Podrá prolongar el misterio sobre el desdoblamiento de las elecciones en Capital Federal y provincia de Buenos Aires, pero apuesta 99 a 1 que serán simultáneas con Nación, en el convencimiento de que no aparecerá ningún “Cisne Negro” del lado opositor peronista.

 

Ya tiene en mente qué mujer será su compañera de fórmula. “Lilita” Carrió, raramente jubilada, pues le quedan tres años de mandato y promete recorrer el país para hacer campaña por Mauricio, bromeó precisamente con Macri, en la reunión que tuvo la semana pasada: “Mirá si soy tu Vice: estalla todo. Yo hago el golpe al otro día. Destruyo al Senado, donde nunca quise ir, porque es un asco, con todo un sistema de privilegios y autoridades”, deslizó en un reportaje concedido al diario La Nación. Es que “Lilita” sigue disparando contra “la rosca política”. Y, sin llevar los enfrentamientos a la ruptura, le avisó al actual titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó: “así como siempre hago líos, también salvo gobiernos”.

 

Yendo al punto álgido de la Vice Presidencia, Macri y Carrió, pullas y enojos aparte, coincidieron en que no deberían ascenderse a mujeres con perfil y ambiciones demasiados altos ¿Cuáles fueron las vetadas? En primer lugar, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a quien “Lilita” le reconoce trabajo y honestidad, pero al mismo tiempo le reprocha ser “demasiado peronista e ir por todo”. Particularmente, la defenestró por pretender, en forma oportunista, asemejarse con la rigurosidad armamentística del presidente brasileño Jair Bolsonaro. “No iremos a un fascismo de derecha, no lo permitiré”, sentenció Carrió.

 

A otra de las personas que le reconoce méritos superlativos, es a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien se prodigó en contactos con el papa Francisco y el líder social Juan Grabois, para que las festividades navideñas y de fin de año pasado, fueran absolutamente pacíficas. Lo que en criterio oficial, con pródigos elogios para Carolina, le aseguraron a Macri la finalización de su primer mandato. Hecho histórico, si se tiene en cuenta que el dirigente del PRO no viene del peronismo y que una culminación normal no ocurre desde la época del radical Marcelo Torcuato de Alvear, hace ya 91 años.

 

Descartadas, según esta información, Carrió, Bullrich y Stanley,¿se insistiría con una mujer o podría ir un hombre?  Es archi sabido que “Lilita” le sacó tarjeta roja a Ernesto Sanz . Y, sobre las pretensiones del actual titular de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, fue impiadosa: “es un poste”, lo destrozó.

 

¿Entonces? Igual que se desprendió de otros “machos alfas” (Alfonso Prat-Gay, Martín Lousteau y Carlos Melconián), Macri prefiere a su lado, alguien de las características de su actual vicepresidente. Gabriela Michetti, hace lo que le dicen, no anda “conspirando”, comete alguna torpeza de vez en cuando, pero su fidelidad es probada (lo es también la de la gobernadora María Eugenia Vidal, aunque hay colaboradores que juegan un partido distinto y, sí, especulan con la aparición de un “Cisne Negro”de los partidos tradicionales con el que ellos no tendrían imposibilidades objetivas de convivencia).

 

Conclusión: en un 90 por ciento, Macri, con la aquiescencia de Marcos Peña y Jaime Durán Barba, está dispuesto a ir por la reelección hasta 2023, junto a Michetti, una ladera fiel e inocua.

 

ARNALDO PAGANETTI   Periodista

#344