Domingo, 6 de Agosto de 2017

Comienza un nuevo ciclo en la Argentina

Por: NICOLáS DUJOVNE

Durante un siglo la Argentina retrocedió. A comienzos del siglo XX, nuestro ingreso por habitante equivalía al 65% del ingreso per cápita de Estados Unidos. Ello se mantuvo hasta la crisis del 30, para luego iniciar un declive persistente hasta llegar en la actualidad a un nivel equivalente a menos del 40% del ingreso de los norteamericanos.

 

Durante las administraciones del matrimonio Kirchner nos consumimos la infraestructura y nuestros recursos energéticos acumulados en años anteriores. Y desde 2011, la economía, deteriorada por donde se la mire, estaba estancada y retrocedía no ya en términos relativos sino incluso en forma absoluta en términos per cápita.

 

No hubo aún una década ganada en la Argentina. Estamos convencidos de que esa década es la que se inicia este año. Y esperamos que no sea una, sino al menos dos décadas ganadas, que nos permitan volver a formar parte del grupo de países desarrollados.

 

Durante este largo período no sólo perdimos el tren del crecimiento, sino también el del desarrollo. La pobreza aumentó sustancialmente. Cuando asumimos, el país tenía una tasa de pobreza de 30%, aunque el relato K nos decía que era más baja que en Alemania. Retrocedimos en materia distributiva y en calidad educativa. Recibimos un Banco Central sin reservas, el tesoro nacional con un déficit primario bien medido de 5.2% del PBI, una de las inflaciones más altas del mundo, cepo cambiario y todos los precios relativos fuertemente distorsionados.

 

No sólo el déficit fiscal era altísimo, sino que el nivel de gasto público en relación al producto bruto interno era insostenible a pesar de que la presión tributaria era récord. Cobrábamos los impuestos más distorsivos, que nos impedían crecer al afectar nuestras exportaciones, así también como el impuesto inflacionario, que sólo es pagado por los más pobres. Además, estábamos de nuevo en default y sin acceso a los mercados de crédito.

 

El programa del gobierno del presidente Macri atacó los principales problemas. Salimos del cepo cambiario y comenzamos a restablecer los precios relativos. Duplicamos las reservas en el Banco Central. Salimos del default, volvimos a los mercados de crédito y la tasa de interés que pagamos por nuestra deuda es la más baja en décadas. Esta confianza que nos ha vuelto a dar el mundo se basa en que además de restablecer nuestras estadísticas, lanzamos un programa gradual de baja del déficit fiscal. En 2016, a pesar de que la economía, como resultado de los desequilibrios existentes se contrajo 2.2%, el déficit primario de la Nación bajó a 4.3%. Este año, el déficit fiscal continuará bajando, y en 2019 será de 2.2%.

 

Siguiendo este camino, restableceremos el equilibrio fiscal y la solvencia del Estado. Además, gracias a una nueva Ley de Responsabilidad Fiscal que estamos negociando con las provincias, también se recuperará el equilibrio fiscal en pocos años. Gradual, pero decididamente, estamos eliminando el déficit fiscal. Y lo hacemos bajando, y no subiendo la carga tributaria. Para ello es fundamental ir reduciendo el peso del gasto público en relación al PBI: este año, dicho coeficiente bajará desde 43% a 41%. Esta baja en el peso del gasto en relación al PBI no se verificaba desde hacía 15 años. A su vez, la combinación de una economía creciendo con inflación en baja, con reducción en el déficit, sin aumento de impuestos y con baja en el gasto en relación al PBI -que es la que tenemos en 2017- no se observa desde el año 1915.

 

Sabemos que los resultados económicos del año pasado no fueron buenos. Pero también sabemos que el año 2015 marcó el fin del proceso de decadencia que vivió el país durante décadas. La aceleración de la inflación y la contracción de la economía que sufrimos durante el primer semestre de 2016 fueron la consecuencia del ciclo kirchnerista de deterioro y despilfarro. Pero en 2016 cambiamos: nos recuperamos rápido y sobre bases sólidas. De hecho, la recesión comenzó en el último trimestre de 2015, pero terminó en el segundo trimestre de 2016. Ya en el tercer trimestre de 2016, muy tenuemente, la actividad se expandió. Y en el cuarto trimestre la economía ya creció 0.7%, lo cual representa una tasa anualizada de 2.4%.

 

A comienzos de enero de este año, analizando los datos de la economía, dijimos que había terminado la recesión. Y así fue. Dijimos que la economía estaría cada mes un poco mejor. Y así es. En el primer trimestre, la economía creció 1,1% respecto del cuarto trimestre de 2016, lo cual representa una tasa anualizada de más de 4%. El consumo creció a un ritmo anualizado del 5,7% respecto del último trimestre de 2016.

 

Hoy, con los datos disponibles, podemos afirmar que la economía seguirá creciendo, no sólo este año, sino también en 2018 y 2019. La economía se ha puesto en marcha sobre bases sólidas, ya que este crecimiento no se basa en atrasar el tipo de cambio o las tarifas de los servicios; tampoco en saquear las reservas del Banco Central ni en consumirnos el capital acumulado con esfuerzo por la sociedad.

 

Un país crece cuando aumenta su capacidad de producir bienes y servicios. Esto ocurre cuando se invierte en capital físico, tanto en máquinas, edificios o infraestructura, como cuando aumenta el capital humano de sus trabajadores con mejor educación. También ocurre cuando innovamos en los procesos productivos o en la forma de organizar nuestra actividad económica. Es lo que está sucediendo ahora: en el segundo trimestre que acaba de terminar, la inversión mostrará tasas de crecimiento interanuales de dos dígitos. La economía crecerá este año algo más de 3%, y a fin de año la tasa de crecimiento interanual será cercana al 5%. Este patrón de crecimiento dejará un fuerte arrastre de crecimiento para 2018, lo que hace que nuestras proyecciones para 2018 sean de 3,5%, y de 4% para 2019.

 

Necesitamos seguir invirtiendo en infraestructura, porque muchas de las áreas que serán rentables en esta Argentina normalizada que estamos construyendo necesitan obras imprescindibles y para ello tenemos el programa de infraestructura más ambicioso de nuestra historia contemporánea. Ese programa solo es posible gracias a que hemos bajado el costo de la obra pública en un 40% respecto de lo que costaba en el gobierno anterior.

 

La revolución que ya está ocurriendo en el área de transporte cambiará la anatomía del país. Se está trabajando para restablecer la producción energética. También en programas sectoriales como el que se hizo para el área de Vaca Muerta, los cuales buscan bajar los costos productivos removiendo rentas e ineficiencias. Está en elaboración una reforma tributaria, la cual no debe perturbar la búsqueda del equilibrio fiscal. El objetivo principal de la reforma es el de mejorar la eficiencia tributaria.

 

Gradualmente, se podrán ir reduciendo las tasas de los impuestos más injustos y distorsivos. El desarrollo del mercado de hipotecas ya está contribuyendo a que muchas familias accedan al sueño de la casa propia, y también estimula la inversión y el empleo.

 

Nuestro objetivo es crecer desde 2019 al 4% anual durante por lo menos dos décadas, pues así podremos duplicar nuestro ingreso por habitante y volver a ser un país desarrollado. Esto es posible. Se puede. Otros países lo lograron.

 

Una economía que duplica sus recursos posee más para todos. Tiene recursos para reducir la pobreza, para mejorar la educación y la salud, para pagar mejores jubilaciones y mejores salarios para todos. Queremos cumplir el sueño de que esta generación sea la primera en décadas que deja un país más próspero e igualitario a sus hijos.

 

Sabemos que hoy todavía el crecimiento no les ha llegado a todos por igual. Pero también sabemos que lentamente los argentinos comienzan a sentir los frutos del cambio. No sólo hemos puesto la economía a crecer nuevamente, sino que estamos bajando la inflación, que ya en junio de este año arrojó un guarismo anual que es el menor desde 2010. Y, que a través de las metas que fija el Banco Central, seguirá bajando hasta alcanzar un dígito en 2019.

 

Una economía que crece sostenidamente es algo que no hemos visto por muchas décadas en la Argentina. Ello cambia los incentivos de todos. Cuando la economía crece de manera sostenida -y no sólo se recupera en forma efímera- aumenta el empleo, la informalidad baja, y baja también la pobreza. En definitiva, mejora la calidad de vida de todos, pero especialmente la de los que menos tienen. Este es el objetivo de nuestro programa de gobierno: vivir mejor en un país democrático, desarrollado y equitativo.

 

NICOLÁS DUJOVNE   Ministro de Hacienda de la Nación

#142